Bigott - This is the begining of a beautiful friendship

  Fue cuando Algora nos dejó que Bigott se hizo un hombre. Hablamos de música, claro está. Si anteriormente sus discos habían sido más amables y alocados, si las marcianadas y el surrealismo planeaban con descaro entre sus canciones o si, al fin y al cabo, era el personaje de Bigott el que predominaba sobre todas las cosas (ese aura de misticismo o la actitud hiperbohemia que te venía a la mente con sólo mirarle), nos encontramos con que desde entonces todo parece haber cambiado.

  Sus discos siguen siendo alocados sí, pero alocados a lo Harry Haller, donde la autosatisfacción ya no tiene cabida y el placer y el dolor se convierten en la única meta posible. Sigue habiendo marcianadas, eso es innegable, pero mimetizadas con el entorno de tal manera que ya son imprescindibles hasta tal extremo que no te imaginas que nada las pudiera sustituir. Si Bigott se inventa una palabra, es que no existe ninguna otra que pudiera ir en su lugar. Y si antes, cuando los primeros acordes empezaban a volar por tu habitación, solo veíamos a Bigott, ahora es Borja Laudo el que se te presenta entre nota y nota, desprovisto de cualquier tipo de máscara y hablando de sí mismo con tal naturalidad que parece se lo esté inventando.


  A todo esto, Bigott sigue moviéndose entre el folk, las baladas velvetianas y el country doméstico con una soltura que da miedo. Y este trabajo, como su anterior 'Fin', lo produce Paco Loco. Y eso se nota. Tenemos entre manos un disco que es una joya y que todo el mundo debería disfrutar, al menos, una vez en la vida.

  Los yankees tendrán a Cohen o a Cash. Nosotros tenemos a Bigott.

1 comentarios:

aqui podeis verlo en el PS2100, perdonad por la grabación amateur que realice a esas intempestivas 17h.

http://www.youtube.com/watch?v=GPA4MAkEXWU

Que grande!

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain