Contempopránea 2010, por Rebequita Dj


No crónica, o algo parecido.
Este es ese momento, muy poco original y explotado ya por muchos otros que saben mucho más de esto que yo, en que no sabes por dónde agarrar el temario, pero lo tienes que hacer. Y dices 'lo hago'. Y lo haces. No es fácil después de haber leído tantas opiniones, comentarios, pareceres… Así que he decidido contaros mi personalísima visión del asunto, y no engañar a nadie.
Otro año más, agarramos las maletas llenas de vestiditos de colores, zapatillas cómodas y tontunas para estar monos en la piscina, y llegamos al pueblo con más cromatismo que conocemos, dispuestos a vivir un festival emocionante, que no deja indiferente. Ya íbamos mentalizados de sobra de que este año no había fiesta de presentación el jueves en la plaza, así que nos dejamos fluir con el nuevo esquema, fruto de la celebración del 15 aniversario del festival. Fluimos y fluimos hasta que descubrimos que lo que no fluía en nuestra mansión de lujo era el agua corriente. Vaya. No importa porque estamos aquí, aún somos jóvenes y no nos van a parar.
Jueves
Piscina, agua a raudales, y primera noche de festival. Abrieron Capitán Sunrise, presentación del grupo para muchos de nosotros, sintonía del festival, canciones sixties, color, daba-daba y perfección porque era justo, justo, justo, lo que estábamos esperando. Fantástico concierto. Con la versión de 'A teenager in love' (ya versionada por Los Fresones Rebeldes en esos años del poppie español que tanto estamos mareando últimamente), encontramos la espera de todos estos meses recompensada.
Del resto de la noche, a destacar los conciertos de Maga y Sidonie. Maga porque estos veteranos poco tienen que hacer para bordarlo. Sidonie porque no hay quién los aguante, y porque que sean cabeza de cartel en el Contempopránea es algo que a Buñuel le hubiera gustado mucho. Pero, si a esas horas querías bailar y un poco de marcha, al final, te veías obligado a meterte entre la muchachada sudorosa. Alguien debería hacer ver a estos señores que empiezan a estar de más (rectifico: no empiezan, siguen estando de más). Recuerdo al personal que está indignándose en este momento, que opiniones hay para todos los gustos y, ésta, es la mía.
Me dio muchísima pena perderme a Hola a todo el mundo y Arizona Baby, porque ahora seguramente estaría destacándolos a ellos en lugar de a los de siempre. Pido perdón desde aquí por el bocata de panceta, del que me arrepiento muchísimo, pero los Djs también comen.
Y, previsible e incluso decepcionante para muchos esta opinión, el mejor concierto de la noche para esta que suscribe fue el de Klaus & Kinski. Más comedidos que otras veces, tímidos en ocasiones (tampoco me extraña, si tenemos en cuenta los comentarios y actitudes de algunas personas en las primeras filas que, tal vez, deberían mostrar un poco más de respeto y hacer lo mismo, pero a la altura de la mesa de sonido). Concierto encantador como siempre. Re-remarco de nuevo el violín de Pili. Fabulosos.
Muy bien Inbetweens Djs.


Viernes
Seguimos viviendo con un hilito absurdo de agua en la mansión de Melrose Place y como en lo que a conciertos se refiere yo soy de las que selecciona, llegué directamente al concierto de The Primitives, que fue más tranquilo de lo esperado, aunque el orden de actuación tampoco los favoreció mucho. Gran concierto al que tal vez le faltó un punto de electricidad y energía.
Todo lo que les faltó a The Primitives se lo habían guardado en la furgo The Pains of Being Pure at Heart que, en esta cosa mía de no darle mucho al producto internacional, me había estado perdiendo. Impresionantes, divertidos, enérgicos… Siguieron La Habitación Roja y Dorian, masivos y aclamadísimos. Personalmente, me quedo con Dorian.
Cierre con los Chicos Malos, que casi nunca defraudan: a ratos volvimos a la fiesta presentación del año pasado, mítica bomba en la historia reciente del poperío, aunque bien es verdad que hubo algún 'pero estaaa… no, está no, ¡jo!'. Hay que ser justos, nobody’s perfect, pero la gente estaba haciendo la conga. Eso, importa. Enhorabuena.


Sábado
Intensa noche de revelaciones, descubrimientos y reencuentros en la que ya habíamos asumido que lo que jamás íbamos a encontrar era una ducha en condiciones en ningún lugar que no fuera en la piscina.
Grandes Napoleón Solo (llegué tarde a Mañana, culpa de un café más que imprescindible) aunque a esas horas, y en ese escenario, recuerdo revelaciones más absolutas. Algunas canciones de estos chicos son brillantes, y muy, muy divertidas, pero otras dejan mucho que desear. Como se descuiden acabarán siendo 'carne de groupie'. ¡No os dejéis chicos, no hace falta ser una Indie-star! Igual se salvan, habrá que verlo.
Geniales Tachenko como siempre, de los veteranos que no defraudan, a los que siguieron Los Planetas y Love of Lesbian. De Los Planetas es muy difícil esbozar una buena crítica porque soy muy fan y a mí el concierto me encantó. Pero como fue el rey de la polémica de todo el festival, que sigan otros.


Más criticado fue el tema Love of Lesbian. El concierto con más marcha y divertido de los tres días duró lo mismo que otros y exactamente lo que estaba programado: 50 minutos, con un set list de menos de diez canciones, algo que cayó como una bomba. Empatía con el público y sinergia: toda. Ahora bien, ¿a nadie más le parece que es aburrido hacer el mismo concierto una y otra vez sin variar un ápice una canción, el orden del set list, etc.? Bueno, a mí, sí. Circunstancialmente los he visto en los últimos meses más veces de las que me hubiera gustado y el show es siempre el mismo (excepto el momento Gallagher). Me aburrió. Sí. Échenme los perros, puedo con todo (¡como me amo!). No puedo dejar de preguntarme ¿dónde vive ahora Marlenne? ¿Nunca más volveré a oír 'Maniobras de escapismo'? ¿Estamos abocados a 'Segundos asaltos' eternos? Bueno, dicho lo cual, me lo pasé pipa. El ser humano es contradictorio.
Otra blasfemia para muchos: me salté a Delorean. Porque ya los había visto, y porque después me confirmaron lo que ya sabía: que les falta estallar. Que no acaban de llegar al público. Bueno, opinen ustedes si quieren, yo no lo vi.
Contempopránea 2010 - Chicos MalosY para cerrar el festi, Los Punsetes. Letras geniales, gritos de 'mué-ve-te, mué-ve-te' a Ariadna. Yo le hubiera gritado 'mué-ve-te, mué-ve-te' al público, que estaban más dormidos que la del cuento y la rueca. Mordaces, bordes y pasotas. Muy bonito. Para ser honesta, que a mí me gusten no exime de la pésima elección de este grupo para cerrar la noche (ídem con Klaus & Kinski). Los djs encargados de cerrar, Salsa de Carne.
Y así otro año más acaba el festival que más cuentas atrás genera ('¡ya solo queda un año para la próxima edición!', dicen en Facebook). Gran fin de semana, grandes momentos (parar en seco en la puerta de un local del pueblo a dar saltos porque suena Lacrosse, compensa todo). Un 10 para la limitación de aforo y la poquita gente. Un 0 para la gestión inmobiliaria centralizada y abusiva que funcionaba mejor en manos de los vecinos. Sin embargo, genera cierta inquietud preguntarse por qué no había ni un solo grupo de Elefant Records sobre el escenario, cuándo el homenaje del año pasado fue para el sello, o plantearse si Contempopránea está girando hacia el indie más mainstream, perdiendo su esencia por algo que, tal vez genera más ingresos, pero que nada tiene que ver con lo que era.
Me cuesta mucho echar piedras sobre este tejado de cuento mágico, así que dejemos que llegue el próximo y ver cómo está dibujado, aunque la sombra de Indietracks planee sobre el castillo de Alburquerque.
De momento me mantengo: 'Otros 15 más, por favor'.

3 comentarios:

Si quieres saber más sobre Arizona Baby visita su blog:
http://arizonababyrocks.blogspot.com/

Sin ánimo de entrar en polémica, podrías elaborar un poco más el comentario sobre Sidonie?
Partimos de la base de que para gustos, colores; pero de ahí a afirmar que sobran...

Siempre puedes decir que el artículo es tuyo y escribes lo que te da la gana (cosa que ya se insinúa), pero una cosa es decir que una banda no te gusta, y otra que sobra, porque con esto le quitas la legitimidad a todo el mundo (que no sé si será mucho o poco) que no piensa igual que tú, no?

En fin, simple curiosidad. Un saludo y espero que no se tome a mal mi comentario.

Claro! Sin problema! No es que insinúe que es mi opinión, es que lo digo claramente en todo el texto.
Bajo mi punto de vista sobran porque llevan tres festivales seguidos y de verdad pienso que ya tienen otros espacios. Ya no es que me aburran (que me aburren), es que me disgusta bastante el rollo prepotente que se marcan en los conciertos (los dos anteriores, claro ejemplo de ello con su actitud y comentarios) y este año, porque ellos lo valen.
Han guardado el sitar para siempre para cantar lo de las flores esas que les salen de la boca... Pero como bien dices, no merece la pena una polémica-Sidonie.
Pido disculpas a quién se haya sentido ofendido, manteniendo que esta es mi opinión. Y nada de tomar a mal nada! ;) Muchas gracias por tu aportación! Un saludo, anónimo!

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain