Napoleón Solo - Napoleón Solo en la ópera

Napoleón Solo en la ópera
A pocos días del Contempopránea 2010 por aquí ya hemos hablado prácticamente de todos los grupos españoles que en él participan. Nos faltaba uno, Napoleón Solo, y posiblemente serán una de las revelaciones de esta edición.
Funcionan desde Granada, un caldo de cultivo en el que los buenos grupos crecen como hongos. Recién llegados, Napoleón Solo ya se integran perfectamente en ese ilustre linaje pop-rockero que va desde Los Ángeles a 091, Lori Meyers, Lagartija Nick o Los Planetas. Aún más sabiendo que Eric Jiménez, batería de estos dos últimos, decidió coger las baquetas en Napoleón, aportando experiencia a un grupo donde el resto de sus miembros tienen entre 23 y 27 años. Hace unos meses se estrenaron con 'Será maravilloso', y ahora se sacan de la manga su primer álbum, 'Napoleón Solo en la ópera'.
Napoleón SoloMás allá de sus orígenes granadinos, hay numerosas señales que desde Napoleón Solo apuntan al cosmos, que les convierten en extraterrestres dentro de la escena española. Será la forma de cantar de Alonso Díaz, o sus letras, que le empujan a poner voces agudas, casi caricaturescas. 'Era necesario para algunos temas buscar colores de voz nuevos, que la voz se saliera de su sitio de vez en cuando', dice su cantante, que en sus textos alterna entre el existencialismo descantado y los amores adolescentes con total naturalidad.
O serán sus melodías, y sus arreglos. Hay enérgico pop guitarrero, descargas sesenteras, psicodelia actualizada… Todo ello interpretado a través de la mirada cristalina de Alonso, la de un
tipo de 23 años que de pequeño 'era fanático de la música clásica' y que aún hoy tiene la inocencia y la capacidad de sorpresa para descubrir 'grupos que hacen música que yo no sabía que pudiera ser posible'.



Ahí está es la clave: Napoleón Solo tratan de hacer música inesperada, diferente… espectacular. 'A veces hay muchas voces, instrumentos que suenan durante cinco segundos en todo el disco y desaparecen, e incluso algún arreglo orquestal, voces chillonas, otras graves… Más que un disco de estudio, es un espectáculo, de ahí que se titule así'. Todo ello se puede escuchar en la canción que abre el álbum, 'Hola, qué tal', un perfecto muestrario de lo que ofrece el grupo granadino, en la que se suceden interludios orquestales, partes vocales casi recitadas y otras exageradamente agudas, letras enigmáticas, hammonds matadores, brillantes solos de guitarra… ¡Tremenda! Y esa es sólo la primera canción, luego vienen otras 12 de las que no te podrás despegarte.
Indie-Spain Magazine

0 comentarios:

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain