Entrevista a... Sidonie

Sidonie
Después de meses tocando de festival en festival y con el verano dando sus últimos coletazos, los chicos de Sidonie se refugiarán de nuevo en las salas en busca del calor y la cercanía del público tras su última actuación en el festival Eutopía. Y a continuación, el huracán Sidonie arrasará a su paso por el escenario de La Riviera madrileña el 23 de octubre, poniendo así el broche final a una gira de lo más abrasadora.
Singulares cada uno de sus componentes por separado, la unión de todos no puede acabar sino en un incendio, o lo que sería su símil racional y controlado, una explosión de bengalas. En los conciertos tampoco han faltado canciones míticas de ayer como 'On the sofa', 'Dandy del extrarradio' o 'Sylvia', además de los rituales varios entorno al 'Giraluna', y las colaboraciones, con mayor o menor grado de improvisación de por medio.

Lo primero, ¿Cómo han ido las vacaciones?
Estupendas. Desde que empezamos hace 12 años, nunca habíamos parado para desconectar y relajarse más de una semana, y esta vez hemos parado casi tres semanas así que ha sido increíble. Axel ha hecho una ruta por la riviera italiana, Jesús se ha ido a Extremadura y yo (Marc) me he quedado por el Ampurdá. Sobre todo, nos ha venido muy bien perdernos de vista. Esto es como las parejas, que cuando te separas te echas de menos entonces el amor se fortalece.
Después de un tiempo razonable probando en castellano, ¿Cuál es el balance?
Es muy positivo. Nos hemos dado cuenta que ha sido algo necesario para demostrar una evolución, que es algo que siempre nos ha gustado, y sobre todo para consolidarnos como compositores y letrista. La capacidad de transmitir ahora es mucho mayor por el hecho de escribir en la lengua que dominamos, y es muy gratificante que el público entienda lo que decimos, pueda cantar las canciones y se identifique con las letras.
Quizá el hecho de cantar en inglés os abría más puertas a nivel internacional, pero ¿pensáis que por otra parte es una barrera de cara al público español?
Sidonie - Fuenlabrada
No es una cuestión de que cierre puertas. Nos lo tomamos más como un arreglo, es una cuestión de sonido porque lo bonito de la música es que no tiene lenguaje, ni tiene idioma, así que tú puedes cantar una canción en el idioma que quieras y cada idioma la va hacer sonar muy diferente. El inglés tenía cosas muy buenas, te hacen sonar más como los Hollies o los Kinks, y cuando cantas en castellano las referencias son otras. En castellano obviamente la comunicación es mucho más directa, pero yo(Marc) personalmente a veces hecho de menos el inglés, y respeto mucho a las bandas nuevas que salen y cantan en inglés
En este tiempo, además del cambio de lenguaje, vuestro sonido ha ido cambiando a lo largo del tiempo… ¿cuáles han sido las causas?
Es lo que siempre hemos buscado y lo que admiramos de artistas que son capaces de reinventarse con cada disco, de probar, de jugar con cosas nuevas y no estancarte en un estilo que ya has hecho. Es lo que nos gusta, jugar a descubrir cosas, no queremos seguir haciendo lo que ya hemos hecho anteriormente, y siempre que entramos a un estudio a componer tenemos esa mentalidad de probar cosas nuevas.
Sidonie - El incendio¿Cómo definiríais El Incendio en un par de líneas?
Es el disco más pop que tenemos. Si lo comparas con los otros, prácticamente no hay momentos para solos ni desarrollos instrumentales. Va a lo que va, canciones de dos minutos y medio, volviendo un poco a la esencia del pop, de grupos como los Hollies o los Beatles. Habíamos pasado una época de experimentación, que a lo mejor la volvemos a recuperar en el futuro. Pero ahora queríamos tocar las cosas así, si líricamente te decíamos “tía te quiero” musicalmente también tenía que ser así.
A juzgar por las letras de éste, ¿en qué momento personal os encontráis a la hora de grabarlo?
¿En el plano sentimental? Complicado. El disco en realidad va de amores imposibles, hablando un poco desde la soledad. El problema del amor es que te expones al desamor, pero bueno, en cierta manera nos recreamos un poco en esto. Esta vez hablamos sobre nuestras experiencias, cosa que nunca habíamos hecho hasta ahora, porque Costa Azul se escribe en tercera persona y en este disco hablamos en primera persona, contando lo que nos ha pasado en ciertos momentos.
Hay quienes se han quejado de que con este último trabajo os habéis salido un poco de la escena indie, ¿Qué tenéis que decir?
Para empezar, que la escena indie no la entendemos, no sabemos lo que abarca, y si abarca algo, nos incomoda formar parte de ella por el hecho de estar etiquetados o formar parte de cualquier escena. Porque el peligro que corres es ese, que la gente te juzgue por los movimientos, cuando un movimiento lo que significa es evolución.
Nosotros hacemos lo que nos da la gana realmente, y lo que sentimos. Entonces, cuando sientes que te etiquetan, nos incomoda que nos juzguen por los cambios que muestra tu música. Simplemente hemos hecho el disco que hemos querido, muy directo y muy sincero. Además, el incendio no es un destino final.


¿Y qué os parece la etiqueta de los Beatles Stones? ¿De quién sois más?
¡Esta etiqueta si que nos gusta, nos encanta! Realmente somos de los dos, es como si preguntas “¿a quién quieres más a tu madre o a tu padre?” Los dos por igual. Los Stones tienen algo tan especial, una energía y una sexualidad, y los Beatles son el alma. Para ser fan de los Stones tienes que ser fan de los Beatles y al revés.
Empezasteis el verano con un concierto en Madrid (Indyspensable) y ahora lo termináis con otro (Fuenlabrada) ¿Os gusta tocar en la capital?
Claro. Tenemos más público aquí que en Cataluña, es una realidad. También es normal, Madrid es una gran capital, pasa mucha más gente, así que es lógico empezar y acabar aquí. De hecho, terminaremos aquí la gira eléctrica del disco tocando el 23 de octubre en la Riviera.
¿Preferís tocar en grandes festivales o en salas pequeñas?
Depende. Las salas tienen sus virtudes y sus defectos, igual que los festivales. Lo bonito de los festivales es compartir escenario con otros artistas y aprovechar un volumen de público que en las salas no tienes, pero ahí, en cambio tienes la cercanía de la gente. Todo depende de las vibraciones que se creen entre el artista y la gente que esta abajo, así que si son buenas, da igual que toques en casa para unos colegas que en el Vicente Calderón.
Gracias, Sidonie.
Escrito por Sara Sánchez para Indie-Spain Magazine
Foto concierto: Hannah

3 comentarios:

Me encanta la música que ponéis en la pantallita de arriba. Se nota el buen gusto. ¡gracias!

Qué bueno que ahora pongáis los enlaces a spotify de los grupos. Gracias!

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain