You don't know me

You don't know me
Guitarra, bajo, batería y los vocales de Alex, es lo que estos madrileños han necesitado para construir esta obra de orfebrería en forma de EP que contiene cuatro bombas de relojería que deben de estar ya en boca de todos sí o sí.
Y digo esto porque temas como 'You Can Only Win' llenan el espacio sin dejar ningún hueco por donde uno pueda escapar a su sonido, lo que hace que mueva cabeza, tronco y extremidades sin poder entender el porqué lo hago, y ahí es cuando me doy cuenta del poder que le dan a sus instrumentos y como los sacan todo el jugo.
Después de pensar lo que acaba de suceder, explota ante mí el tema que se convertirá en uno de esos que los acompañará toda su vida en cada uno de sus directos (no creo que eso les importe mucho) y esto tiene el honor de provocarlo 'Hit back harder', en donde la fuerza que transmiten es brutal (hablo del tipo de fuerza que te da energía hasta en los peores días).
'Youth' da la sensación de que han tenido que expresarse como con una especie de rabia contenida, e ignoro si la causa son las decisiones tomadas en esta etapa de la vida que a veces hacen girar la aguja de nuestra brújula en sentido contrario al que debería guiarnos o si es un resentimiento por no haber cumplido algún objetivo autoimpuesto por sí mismos.
Tras haberse desahogado, 'Frecuency' nos descubre cómo el amor y la música pueden caminar juntos de la mano, lo que hace que el símil utilizado pueda hacer saltar alguna lágrima que otra, la cual caerá por nuestra mejilla y desaparecerá justo en el instante en que ya nada suene por los altavoces.
Escrito por Sergio Herguedas para Indie-Spain Magazine

1 comentarios:

Transmiten una energía como pocos ahora mismo

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain