Fernando Alfaro - La vida es extraña y rara

'La vida es extraña y rara'. De esta manera ha querido llamar Fernando Alfaro a su nuevo disco, el primero en solitario, tras pasar por Surfin' Bichos, Chucho y Fernando Alfaro y Los Alienistas. Pionero en muchas cosas, en cuanto a música nacional se refiere, es uno de los grandes de la música independiente de nuestro país. Por ello, antes que lo que podamos decir nosotros, nos interesa mucho más lo que él nos cuente. Aquí va una selección de lo mejor que ha dicho en diferentes entrevistas, hablando de este disco, en los últimos días:

¿Ante qué Fernando Alfaro nos encontramos? (laverdad.es)
Aunque se nota que son mías, las canciones de este disco son diferentes, están basadas sólo en las melodías y no en las secuencias de acordes. También es importante el volumen de la voz. Digamos que son canciones con un estilo clásico del pop, más acústicas de lo que venía grabando hasta ahora.
¿Y esperará que funcione? (laverdad.es)
Es difícil hacer una previsión por cómo está el mercado y lo deprisa que evoluciona. Hasta hace ocho años y durante mucho tiempo estuve trabajando en una gasolinera, porque era muy difícil sobrevivir de la música. Pero estoy capacitado para hacer canciones y mientras pueda vivir de ellas seguiré. Últimamente no me ha ido mal, he escrito hasta relatos de ficción por encargo y estoy pensando en seguir, aunque sea de forma libre.
¿Por qué siente Fernando Alfaro que «La vida es extraña y rara»? (abc.es)
Porque no me deja de sorprender cada día que me levanto. No solo viendo las noticias o leyendo la prensa, sino en las cosas que me pasan. Pero es extraña y rara para bien... Y a veces para mal.
¿Y cual sería esa sensación general del disco? (heineken.es)
De paradoja absoluta, para empezar. Mira que canción elegimos de single: “Camisa hawaiana de fuerza”, paradoja pura, que encima habla del amor que es otra paradoja absoluta. Paradoja que supone cosas que te liberan y te atan a la vez, la locura del amor, es un disco que habla de la locura. Por eso hay un dato en la portada que cuidamos mucho y hablo en plural porque al final el diseñador es Joaquín Gómez. Anoche estuve con él tomando unas cañas y hablábamos de que no se sabe muy bien si en esa imagen estoy cayendo o siendo abducido hacia arriba, hacia el cielo. Queríamos que tuviera un punto de oscuridad y claridad a la vez, yo creo que el disco es así también.
Y para ello elegiste a Raül Fernández (Refree) (heineken.es)
Me fui a vivir a Barcelona de forma accidental porque me enamoré de la que actualmente es mi novia, de repente y a la semana de conocerla, me fui a vivir allí sin haberlo pensado nunca. Al llegar, a los cuatro días me partí un brazo y entonces con la escayola puesta me fui a hablar con Raül, en el que ya había pensado para trabajar con estas canciones pero le dije que solo lo hiciera si creía que el disco era muy bueno, el mejor, o de los mejores que yo hubiera hecho. Como no podía tocar, simplemente hablamos y hablamos de cómo podría ser la producción. Por eso, como simplemente le cantaba las canciones, la voz en este caso tiene un plano principal y luego ya sacaba los acordes. Es una producción como la de los discos antiguos de pop donde está la voz presente y luego la orquestación que quería que fuera muy marciana y como si fuera de otra época, atemporal, estuvimos de acuerdo en buscarlo. Por ejemplo “Hijo de perra” me recuerda al primer disco de los Surfin’, es ese punto de la pérdida de la noción del tiempo y sobre todo que tuviera ese punto natural y extremo en lo instrumental porque las letras también son así, también que tuviera un punto de claridad para las primeras escuchas.


En esos cuatro años han pasado algunas cosas, entre ellas, un tiempo en el que has estado probando con la pintura, creo que la portada está inspirada en un dibujo tuyo. (heineken.es)
No me dediqué a pintar. Era una clase de pintura terapéutica en un centro de rehabilitación. Nada serio. Me gustó mucho una reproducción de un fragmento de ‘La estación de Perpignan’ de Dalí en la que se veía a Dalí no se sabe muy bien si saltando o cayendo y además él le había puesto su cara como siempre hacía. Me gustó la imagen, lo pinté y le puse mi cara, cuando me pidieron una idea para la portada, pensé que esto podría ser guapo por las circunstancias vitales del disco y en cierto modo por lo que cuenta.
Dices también que te gustan las cosas extremas, y este es tu disco más desnudo. ¿Consideras que camuflar menos las letras lo hace precisamente más extremo? ¿es más contundente decir las cosas a pelo que con un sonido potente detrás, aunque a priori suene más “light”? (neo2.es)
Exactamente, has dado en el clavo. Es un disco extremo, según mi razonamiento. He procurado contenerme mucho a la hora de producirlo precisamente por eso. Muchas canciones están compuestas sin guitarra y sin nada, como “Extintor de Infiernos”, que salió de una noche extrañísima. Antes me basaba mucho más en la melodía a la hora de componer, pero en este disco quería darle mucha más importancia a las letras. Sabíamos que queríamos que el plano de voz estuviera más alto, con ciertos elementos de fondo. Creo que en ese sentido Raúl lo ha clavado, hay guitarras muy sutiles, pero muy contundentes, también. Ya le tenía muy bien considerado, pero ahora sé que es mucho mejor productor de lo que yo pensaba.
¿De dónde salen las referencias a «El ángel exterminador» de Buñuel? ¿A que se debe su omnipresencia en tu obra? (abc.es)
Ha sido uno de los temas recurrentes en mi carrera. Vi la película cuando era pequeño, es muy impactante. Fue una idea que tuvimos en el estudio cuando estábamos terminando la canción «Extintor de infiernos». En el sampler que hemos incluido dicen: «¿Cuanto tiempo llevamos aquí? No lo sé, he perdido la cuenta». Es una sensación que a mí me gustaba para empezar, esa pérdida de la noción del tiempo. No sé si es cosa de la edad, pero el tiempo te afecta de una manera diferente, es como si no fuera lineal, como si fuera elástico... y la sensación que tenemos es esa, de pérdida de la seguridad que siempre buscamos, de estar expuestos a los accidentes, que a veces también pueden ser enamorarse, por ejemplo. Parece una canción de final, pero en realidad se está riendo del final y de repente todo lo que pasó después fue mucho más vital y eso es lo que pasa en el disco, que es vitalista en todos los sentidos. Es un disco de extremos.


¿Le molesta que siempre que se habla de Fernando Alfaro se recuerde a los Surfin? (la verdad.es)
No, para nada, los Surfin los siento como algo propio, como si fuera un hermano o un hijo. La vida interna de aquella etapa la recuerdo con mucho cariño, pero de la externa tengo recuerdos muy amargos, por cómo eran las infraestructuras del pop, el entorno en ciertos momentos... Pero de la gente tengo muy buenos recuerdos.
Teniendo en cuenta que la vida es extraña y rara, que no sabemos lo que nos va a pasar y que con eso es fácil no esperar nada, ¿dónde te ves dentro de un año con este disco? (heineken.es)
Ya tengo demasiada experiencia como para hacer pronósticos, me he visto en compañías multinacionales en las que me han dicho ‘¡vas a triunfar!, vamos, te vas a hacer de oro’ y ya ves, soy bastante descreído, lo único que puedo hacer es bien mi trabajo, hacer entrevistas, prestarme a que me hagan fotos –que no me gusta nada- y luego juntar a la gente en la que confío para grabar y para tocar en directo, lo demás son imponderables. Eso sí, tengo la impresión de que voy a tocar bastante y tengo ganas porque ahora ya disfruto los conciertos, no como antes que sufría enormemente cuando tocaba y me ponía insoportable. Ahora he conseguido disfrutar tocando.
Indie-Spain Magazine

2 comentarios:

Grande Fernando!

Siempre me he preguntado si era cierto o una leyenda urbana eso de que curraba en una gasolinera. Y resulta que sí es verdad, eso le engrandece aún más.

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain