Plastidepop 2011. Zaragoza y el pop.

El ocho es un número dicen especial. El ocho se pinta como un símbolo de infinito que, puesto de pie, dice 'aquí estoy yo, no me vas a tumbar'; es símbolo de equilibrio y regeneración. En China es índice de buena suerte. Es fácil el giro: la edición del Plastidepop de este 2011, era la octava. Y se lo ha quedado todo.

El pasado fin de semana en Zaragoza tuvo lugar uno de los eventos del circuito que, después de ocho años, comienza a ser algo más que un festivalillo pintón. Por el escenario de Plastidepop en sus primeras ediciones han pasado grandes como La Costa Brava, Los Soberanos, La Casa Azul, Nosoträsh, Parade, Mirafiori, Vacaciones, F.A.N.T.A.,… Bien es verdad que en los últimos dos años empezaba a revelar un cambio que ha venido afectando a toda la escena independiente, y que la ha ido dejando algo tocada. Sin embargo, si por algo se ha caracterizado este emplazamiento es por ser siempre un poco la resistencia de toda esa transformación.

Para la edición de este año, el cambio ha sido más evidente. Con problemas desde el primer momento, que lo dejaron pendiente de un hilo, Plastidepop 2011 ha salido adelante por amor. Por amor al arte, a la música y a los amigos. Antes de perderse en una infinita lista de festivales en la que uno menos hubiese pasado desapercibido, el equipo organizador de esta entrega ha sabido buscarse las vueltas para que haya podido ser. Y ser ha sido, pero no creo que nada fácil, porque ha conseguido mantener la esencia y la filosofía del festival, al mismo tiempo que le pegaba un empujón que creo lo ha sacado más a flote. Dos apuestas fuertes: Cats on Fire y Los Campesinos! lo han hecho posible. Válido para este momento delicado. Deseablemente reversible, en cualquier caso, para los más fans de los primeros carteles.


Como soy de la opinión de que los festivales, los discos, los conciertos, etc. no se cuentan, sino que se escuchan, se oyen, se viven y se bailan, brevemente os cuento que fue fantástica la elección de Capitán Sunrise para abrir el festival, con sus melodías sencillas, y mensajes directos, bonitos, utópicos pero reales, porque fueron capaces de situarnos en el contexto en el que estábamos en dos segundos: viviendo puro pop real y de colores. Lástima de público tardón.
Que Nadadora continuó con la noche en un inmejorable directo, tal y como nos tienen acostumbrados últimamente. Empezaron a despertar al personal con guitarreos llenos de dulzura y pasión; y con luces y sombras, esto es, como todo en la vida. Cats on Fire, si bien decepcionó a parte de los asistentes, que lo que ya venían demandando era juerga de la buena, personalmente he de decir que era la primera vez que los disfrutaba en directo y me sorprendieron para bien, siendo justo lo que encajaba en ese momento. Cierre del viernes a cargo de los cántabros Estereotypo. Simpáticos como buenas gentes del Norte -que no sé qué tienen, pero fácilmente se meten a todos en el bolsillo- consiguieron dar lo que no pudieron los anteriores. Perfecta elección del orden de conciertos que nos hizo acabar sudando y dando empujones y patadas por doquier. Tal vez no hagan nada nuevo, pero si tenemos en cuenta que la originalidad está sobrevalorada, y que ofrecen una juerga digna de otros tan grandes en esos lares que ni los pienso mencionar, nada más que decir de estos tres tíos majos.

El sábado se abría la jornada nocturna con The Cigrones, a los que tuve el disgusto de perderme, y que cedieron el testigo a la banda de Alejandro Klaus & Kinski, #Fo, quienes nos dejaron con la pena de perder sus magníficas canciones entre un infame sonido. A pesar de todo, humor no les falta, y aunque tengan que transmitirlo en forma de cortes de conciertos absurdos de otros en lugar de moviendo un ápice sus facciones, nos llegó su intención. Continuaron los sevillanos Maga de los que, si bien es verdad que no se puede negar ni su éxito ni trayectoria, personalmente no me aportaron mucho. Aparte de un par de temas de sobra conocidos por todos, vivimos –algunos- una hora plana y monótona.

Cierre apoteósico de esta edición del Plastidepop de la mano de Los Campesinos!. Brutal el concierto de los ocho de Gales, que nos hicieron bailar endemoniados hasta los bises y nos hicieron replantearnos si en el fondo lo que nos gusta es el pop, o dar patadas a la gente. Por otra parte, me resulta incomprensible entender por qué durante el concierto se fue la mitad de la gente a su casa. Tal vez alguna mente preclara me ilumine y me cuente que se iba el último autobús (que no existía) o similar.

Dejando un pequeño hueco para la crítica, sí señalaría que habría que dar una vuelta al emplazamiento del festival, por muy monas que sean Las Playas de Zaragoza. Un espacio sin transporte público, a las afueras de la ciudad resta asistentes: no es muy popular que digamos tener que ir en taxi o en coche al lugar de los conciertos. Sea como fuere, los que lo vivimos todo, el festival, los conciertos, las patadas, las chapitas, estamos contentos. No puede dejar de hacerse un festival así. Un festival que ha tenido suerte, que se ha regenerado: que lo ha tenido todo.
Texto y fotos: Rebequita Dj

5 comentarios:

Gracias, Rebequita! :)

ay que envidiaa! me hubiera gustado ir... :(

Joder, vivo en zgz y no me entero de estas cosas... Bueno, a la próxima, al menos ya sé que esto existe

Fui por primera vez a este festival,el sitio me parecio precio, pero bastante inaccesible.
Me soprendió muy positivamente la primera actuación de la noche, Capitan Sunrise,hacen un extraordinario pop, nos hicieron vibrar y meternos de lleno en el festival,habrá que seguir su evolución, se les ve futuro.
Junto a Capitan, lo mejor de la noche Cats on Fire, sonaron estupendamente.
Para mi el segundo dia del festival,"pelin" trasnochado, mucho mejor el el primero.

Efectivamente, anónimo 4 y de momento único, el sábado fue un poco descafeinado para mi gusto. Los Campesinos! estuvieron geniales, también es verdad.

Oskar! Me consta que se ha hecho una promo de la leche, y vi cartelitos por la city. A ver si la próxima tienes más suerte. Me alegra que lo hayas descubierto!

Jefe, a ti no te digo nada más que "a ti". Un beso a todos.

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain