Manos de Topo - Escapar con el anticiclón (o cartas de amor con mucha alevosía)

Un día eres el más feliz al lado de alguien que te corresponde y cuando menos te lo esperas te encuentras perdido y maldiciendo el día en el que todo acabó, mirando con optimismo un mañana mejor acompañado de rencor y rabia hacia aquella persona que tan importante fue en su momento. Al principio se autoproclamaban que les faltaba talento, incluso asumieron en su segundo intento que 'El primero era mejor' (2009), pero la filosofía de estos chicos es indestructible, siguiendo al dedillo un manual de autodestrucción amoroso que les ha dado éxitos y una numerosa legión de seguidores.
Son los genios de la canción romántica llorosa, Manos de Topo vuelve a la escena sin tapujos, mostrando una clara evolución instrumental con su tercer disco: 'Escapar con el anticiclón', producido por Ramón Rodríguez (The New Raemon) el pasado verano. En los últimos meses se dejaron entrever algunas ideas que han inspirado estas nuevas canciones, colaborando en la exposición 'Genius Loci' de la Fundació Miró o en el EP (vinilo) 'Momento único' con sus buenos amigos de Tarántula. El uso constante de una ironía llena de rabia y desamor en las letras de sus canciones les diferencia de los demás grupos, pero la voz rota de Miguel Ángel Blanca (voz y guitarra) le da ese toque divertido y único que tanto sorprende. Situaciones decepcionantes en donde el odio y la imaginación se dan de la mano, creando melodías fuera de la común con instrumentos tan peculiares como el xilófono. El habitual protagonista es un personaje despechado que sin ningún remordimiento dirige sus lamentos hacia el responsable de un fracaso repleto de engaños, falacias y frases lapidarias que quedaran para el recuerdo.
'Ortopedias bonitas' (2007) queda muy atrás y en esta ocasión la evolución sonora llega con diez cortes acompañados de instrumentos poco corrientes en su haber habitual: guitarras eléctricas y teclados.


Todo empieza con la melódica 'Mentirosa'. En frases como 'Con tus dudas fabriqué un universo artificial donde me quieres más que ayer' se demuestra un sentimiento de nostalgia, todo lo contrario en los lloros desesperados de 'Animales de compañía' y 'Tus 7 diferencias', un himno a la infidelidad más despiadada en su más pura esencia. Los problemas aumentan con 'Haz tu magia', donde vuelve el sonido metálico de Alejandro Marzoa (xilófono y teclados) en una onírica tragedia en la que los problemas no pueden desaparecer cuando más es necesario, 'Tragedia en el servicio de señoras' o la original 'Pinzas en los ojos' demuestran que el odio sigue creciendo con un toque pesimista: 'Siguiendo con el manual no es cariño, es brujería'.
Llegando a la recta final es donde se ve la intención de querer mirar hacia adelante y asumir que lo sucedido es cosa de un pasado tormentoso, 'No salgas del pastel' muestra los pequeños detalles que pueden provocar una ruptura y 'Maquillarse un antifaz' explica la falsa careta que en algunas ocasiones la gente ha de ponerse para esconder su tristeza haciendo ver que no pasa nada. Para acabar dos joyas: 'Mejor sin pijama' y 'En sintonía', en ésta última la destreza de Sara Fontán (violín) y los épicos coros finales con Rafa de los Arcos (batería) y Eduardo Campos (bajo) a la cabeza ponen conclusión a un disco trabajado y lleno de punzantes mensajes que no tienen ningún desperdicio.
O les odias, o les quieres, escapar del anticiclón y esbozar una sonrisa con estas cartas de amor con mucha alevosía depende de ti.
Mario Gómez

2 comentarios:

El primero ya no es el mejor. :D

Buen artículo y buen disco, son un grupo diferente

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain