MUCHO - Concierto en la sala Moon

En tiempos culturalmente difíciles (y la música, incluyendo a la indie, TAMBIÉN es cultura), uno se ve en la obligación de ensalzar el trabajo de las salas que organizan conciertos por toda la geografía española. No es fácil sacar adelante ese negocio, así que mira, que esta reseña sirva también de pequeño homenaje a toda la gente detrás de las salas, independientemente de su criterio, que eso ya es harina de otro costal.
Viene esto a colación de que el pasado sábado me estrené por primera vez en una sala de Santiago, la sala Moon, con el concierto de MUCHO y sus teloneros, Septiembre. Los vigueses (desconocidos para mí, he de decirlo), me sorprendieron con una puesta en escena sencilla, un sonido cuidado y me recordaron a Maga (salvando distancias), aunque más probablemente por mi estado emocional que por que esto sea una realidad (que puede ser, oye). El sonido de la sala, por cierto, perfecto en ambos conciertos. Tras media docena de canciones efectistas y sin pretensiones y sobre todo, encantadoras, dejaron el ambiente caliente para la llegada de MUCHO. El grupo nacido de los restos de The Sunday Drivers, que ya había visto en el Sonorama, se desenvolvieron sobre el escenario con una gracia contagiosa, sobre todo de mano de la voz del grupo, Martí Perarnau, que amenazó al principio con que eran los avatares de la nueva balada grecolatina. Aunque sigo sin saber qué coño es una balada grecolatina, he de decir que se mostraron potentes y enérgicos, con un sonido estupendo, de la mano de las canciones de su primer disco homónimo, canciones pegadizas, guitarras alegres, que crecen en directo y hacen que el disco palidezca al directo. Forajidos del rock cósmico, como también nos indicó Martí, hicieron saltar a todo el mundo y ni siquiera hicieron el amago de irse para volver (estilo clásico): ni se movieron, tocaron una más, y abandonaron el escenario entre aplausos.
Un concierto divertido que me pasé al lado de un viejo amigo y de una escritora de la competencia, así que entre las anécdotas y la música, una noche perfecta.
¡Larga vida a las salas de este país!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain