Mañana – Se acabó la rabia

  A menos de una semana de que salga a la venta 'Se acabó la rabia', el segundo y muy esperado disco de los sevillanos Mañana, ya parecen habérsenos olvidado los dos años que han pasado desde que en 2010 publicaran 'A ver quien llega antes al fin', que se posicionó como uno de los discos del año para Indie-Spain. Durante este tiempo no han desaparecido del todo, han compaginado los escenarios con la grabación del disco, pero que duda cabe de que ya teníamos ganas de escuchar nuevas canciones.

  Así que antes de empezar, un ¡hurra! por la vuelta y un ¡enhorabuena! por el disco, que tiene un sonido impecable y redondo del que se puede hacer una escucha transversal sin perder el hilo gracias a la tremenda cohesión que existe entre los nueve temas. Siguiendo la línea pop de trabajos anteriores, en esta ocasión se zambullen en aguas sonoras más profundas, y no porque hablen de las cataratas del Edén, sino porque la fuerte carga instrumental es una de las apuestas que se hace patente en la mayoría de los temas, introduciendo teclados marcados que junto con coros y distorsiones crean un aura de oscuridad así como también se aprecian sonidos más psicodélicos.

 Esta instrumentalidad de la que hablamos cobra especial énfasis en 'Desiste', single y una de las canciones más rítmicas, y en 'Cataratas', donde las distorsiones de fondo van cobrando cada vez más fuerza hasta hacerse con el protagonismo total al final del tema. Mientras tanto, en 'Vals de la autoayuda' esto se traduce en una melodía casi hipnótica de fondo, y en el que me detuve y me recreé bastante, sin demasiado éxito, por cierto, intentando averiguar a qué cabecera de qué serie recordaba…


  Pero si ha habido una canción que me ha ido ganando poco a poco, esa ha sido 'Cenizas por errores', que además es fiel reflejo de que en este disco las canciones dicen mucho aún en los silencios. 'Se acabó la rabia' deja en muy buen lugar el título del disco siendo otra de las joyas a descubrir, un paseo de más de cuatro minutos en los que se alternan escenas lúgubres con teclados y distorsiones eléctricas y escenas más armoniosas. Basta echar un ojo a los títulos para hacerse una idea, y no equivocarse, de que el disco está envuelto en una atmósfera que invita a la reflexión ¿cuánto de esto tendrá que ver con que su manager sea psicólogo? Así mismo, para agilizar un poco la carga moral, ahí están 'El vendabal' y 'La pena máxima', dos de los temas más 'coreables' y pegadizos a primera escucha.

  Y para terminar, y siguiendo con la corriente ‘figurada’ decir que aún antes de ver la luz este disco ya ha recorrido mundo, habiendo sido grabado en Sevilla y mezclado en Nebraska (Focus Mastering). El 21 sale a la venta y el 24 los chicos de Mañana harán la primera presentación en su tierra, en la sala Malandar, y de ahí, a recorrer escenarios. Se acabó la rabia, y se acabó la espera.

5 comentarios:

El primero se me hacía muy espeso a ratos, pero este ya lo he escuchado varias veces del tirón. Una maravilla y me alegro que lo compartáis en vuestras páginas.

un ¡hurra! por la vuelta y un ¡enhorabuena! por el disco. Qué sois? jose luis moreno?

Ya empezamos. Anónimo 2, no: somos tu madre, disfrazada de Jose Luís Moreno, que para eso es carnaval.

Anónimo, ¿con eso te quedas? Qué simple.

Ya está bajado, y escuchando. Discazo!

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain