Xoel López, el asaltante de estaciones

  En otoño de 2008, Xoel López decidía poner punto y final a Deluxe, en parte saturado de conciertos tras una larguísima gira promocionando su disco 'Reconstrucción' y sobre todo necesitado de nuevos alicientes para componer. 'Adiós al rock' decía por aquel entonces, pero ni mucho menos 'adiós a la música'. Y es que si algo ha hecho durante este tiempo es precisamente, aunque suene a osadía al hablar así de un músico de su talento, descubrir la Música en su significado más amplio.

  Atrás quedaron esas primeras canciones con influencias beatlelianas (de los discos 'Not what you had thouht' y 'If things were to go wrong'); también aquellas en las que se convirtió en un estandarte de la música independiente (con 'Los jóvenes mueren antes de tiempo', 'Fin de un viaje infinito' y 'Reconstrucción'); y las exquisitas composiciones para su proyecto paralelo Lovely Luna con su gran amigo Félix Arias ('Lovely Luna 1997-2000', 'Las cosas que nadie debe ver' y 'Chang y Eng'). Ahora llega Xoel López con 'Atlántico', y digo 'llega' y no 'vuelve' porque se podría decir que realmente estamos ante un nuevo músico, con la misma voz que su predecesor pero con ideas renovadas y bastante lejanas de lo que hasta ahora sabíamos de él. Por algo siempre se ha definido como 'un artista libre' aunque siempre se haya movido entre el pop-rock alternativo y el folk clásico.


  'Atlántico' es producto de su viaje a América, donde marchó hace cuatro años, para quedarse. De lo que se esperaba de este disco teníamos como referencia la gira, que hizo en 2010 junto a 30 músicos de diferentes nacionalidades, llamada 'Xoel López y La Caravana Americana', y aún así seguía siendo una incógnita saber con qué nos sorprendería esta vez Xoel. Y bien, 'Atlántico' comienza precisamente con la canción que popularizó durante esa gira, 'Hombre de ninguna parte', de la que no ha querido que quedara en 'ninguna parte' colocándola al comienzo del disco.

  Y a partir de aquí, el nuevo Xoel, diferente incluso dentro de la diferencia que ya era 'Hombre de ninguna parte', con un segundo comienzo de 'Atlántico' (confieso que, excepto la primera escucha, siempre he puesto el disco a partir del track #2), con la que es, en mi opinión, la mejor canción del disco 'La gran montaña', a elegir entre de un buen puñado de buenas canciones. Es un Xoel, como ya he dicho, diferente, con alma de juglar o trovador, cantando historias cercanas que parecen leyendas. En esta línea están también 'Por el viejo barrio (plegaria)' o 'Caballero'. Tal vez la clave la encontremos en palabras del propio artista: 'En todos mis discos ha habido una evolución respecto al anterior. En este caso, casi se podría decir que hay una involución porque, si tiene alguna influencia, es de músicas más antiguas. No es excesivamente moderno.'






  'Pero posiblemente sí sea mi disco más personal', añade Xoel, y queda reflejado en 'Buenos Aires', donde cuenta su viaje y flechazo por esta ciudad donde reside en los últimos años. Una imagen muy distinta la de este Xoel enamorado, respecto a canciones del pasado como 'Tendremos que esperar', 'Historia Universal (el amor no es lo que piensas)', 'Tendrás que hacerlo mejor',... El resentimiento o la resignación era una constante en sus letras. Ahora parece un hombre feliz pero, en contra de lo que suele ocurrir en estos casos, no por ello se resiente su música.


  'De piedras y arena mojada' es seguramente la canción más situada al otro lado del 'Atlántico', mirado desde éste, y hace inevitables las comparaciones con 'Hombre de ninguna parte'. Además de las similitudes en sonido, comparte con ésta ser una isla dentro del disco para dar paso a una segunda parte del disco con un Xoel López más cantautor, en el sentido que le damos a ese término en nuestro lado del charco. Hablo de autores muy distintos pero me gusta pensar que 'Tierra', 'La boca del volcán' o 'Postal de Nueva York' podrían haber sido escritas y cantadas por Aute, o esta última pertenecer a una escena de alguna película de Woody Allen. 'Pero al salir del cine y volver caminando, estamos solos en Nueva York'.






  'Desafinado amor' es una muestra más de que, en su viaje por América, se ha empapado de la música de cada país visitado, desde los sonidos norteamericanos, como es este caso, hasta bonaerenses, en 'Joven poeta'. Xoel es 'El asaltante de estaciones' llevándose los colores de Norte y Sur, 'y se encontró y se perdió... en el hombro una guitarra, en su cabeza mil canciones'. Es muy posible que Xoel esté en América no para encontrarse sino para continuar buscando. 'Salta el asaltante de estaciones, se duerme en otoño y despierta en primavera'.
Enrique Molinero





6 comentarios:

Falta por añadir 'Postal en Nueva York', en cuanto esté disponible en Youtube lo subiremos.

Un lujo poder escucharlo aquí. Me pongo ya! :)

Muy buena crítica y bien documentada. Estoy de acuerdo en que "La Gran Montaña" es la mejor, pero yo añadiría "La Boca del Volcan". Flojas "Buenos Aires" y "De Piedras y Arena Mojada" pero en general es un disco muy bueno. No sé si a la altura de Deluxe, eso es otro tema.

Se salvan tres y peor que Deluxe...

jajaja! es un discazo! eso de "peor que deluxe" jaja ya le pasaba a Xoel cuando sacaba disco nuevo con Deluxe, nadie daba un duro por sus nuevos trabajos y con los años todo el mundo flipando, y mucho. Xoel es el mejor y punto. A callar todo Dios

Estoy de acuerdo con Anónima 5, aunque vaya de sobrada ;)

Xoel López está por encima de muchas cosas. Y este artículo es una maravilla.

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain