La Plaça Odissea 2012

JUEVES
  Con los últimos rayos de sol del primer día de "verano”, así arrancó la sexta edición de festival La Plaça Odissea. José Ignacio Martorell, alias Jonston, fue el primero en pisar el alto escenario del festival. El madrileño actuó en formato trío eléctrico, repasando canciones de sus anteriores discos junto a nuevos temas, como la peculiar ‘Margarita’ o ‘Apaga y enciende’, la canción más pop del nuevo disco, ya que con su recién estrenado álbum 'Veo visones', ha dado un salto hacia nuevas sonoridades psicodélicas. Mientras la plaza se iba llenando poco a poco, Jonston sonreía al ver como un numeroso grupo de estudiantes extranjeros ponían la nota de color y animaban en las primeras filas. Es divertido ver la diversidad de público en conciertos al aire libre y especialmente en un lugar altamente turístico, como lo es el Maremagnum de Barcelona.


  Justo al acabar Jonston, las primeras filas comenzaron a poblarse para ver el directo de Antònia Font. Entre la multitud se mezclaban los jóvenes mallorquines que conocen el grupo de las míticas verbenas en Sa Roqueta, los indies barceloneses y algunas parejas que disfrutaban como el que más, a sa voreta del mar. Tras un inicio lento, ya habitual en sus conciertos, Antònia Font se guardaron para el bis final los hits de su último álbum ’Te sobren paraules', 'Coses modernes' y la esperadísima y cautivadora 'Calgary 88' con la que recibieron la ovación de la noche, para todo seguido pinchar la canción original de Modern Talking 'Atlantis is calling (S.O.S. for love)'.

VIERNES
  El viernes era a priori la jornada más floja del festival, pero unos islandeses hiperactivos se encargaron de que eso quedase en el olvido. FM Belfast llenaron de luz, colores y sobre todo mucho baile la Plaça Odissea. Musicalmente no son nada del otro mundo, cierto, pero su show sobre el escenario es de lo más adictivo. Empezaron preguntando por los nuevos adeptos que se daban allí cita, tras recordar su última aparición en Barcelona en la sala Razzmatazz el pasado mes de diciembre. Canciones enérgicas y optimistas con ritmos que fluctuan entre el dance y la electrónica. Incluso se atrevieron con la versión de los Beastie Boys ’Fight for your right’, sin olvidar sus hits como el contagioso 'I don´t want to go to sleep' either', en definitiva un ciclón llamado FM Belfast.

  Pero hubo mucho mas, The Last Dandies abrían la jornada a media tarde. Indie-rock con una clara influencia por la música anglosajona, en la onda de The Strokes o The Kooks. Los mallorquines lo dejaron todo sobre el escenario, de formal literal, ya que el cantante perdió la voz el día siguiente y no pudo ofrecer un acústico que tenía previsto. Buena carta de presentación, seguro que oiremos hablar mucho de estos mallorquines veinteañeros.

  Manos de Topo aparecieron a continuación dejándolo bien claro 'Si hay algún guiri descarriado por el maremagnum bienvenido también', dijo Miguel Ángel Blanca. Introducciones ingeniosas antes de cada canción, como la que hizo para ‘Tragedia en el servicio de señoras’, 'si la escuchas al revés es para poner 300 bombas a la Cumbre Europea, pero si la escucháis normal solo es una canción de amor'. Al margen de los interludios, Manos de Topo se dedican principalmente a fabricar preciosas canciones pop, con letras todavía más ocurrentes. El inicio del concierto fue sobrio, aunque rápido fue ganando en intensidad, arropados siempre por un buen número de fans que se acumulaban en las primeras filas.


  El último concierto que nos queda por comentar del viernes es el de los esperados Nudozurdo, tras la cancelación de parte de su pasada gira de verano y que afectó entre otras la baja en el festival Sintonitzza, había ganas de verlos por estos lares. Quizá las expectativas estaban muy altas pero no salió el concierto que esperábamos, entre otras cosas porque se dejaron en el tintero dos grandes canciones como ‘Golden gotelé’ y ‘Prometo hacerte daño’. Sí tuvieron tiempo para adelantar alguna canción nueva y tocar un tema de Edredón, ‘Querido pedagogo’.

SÁBADO
  Último día de festival, con numeroso público ya por la tarde. Pegasvs dieron buena cuenta de su electrónica con tientes krautrock. Sergio Pérez García y Luciana della Villa se bastan con sus teclados y programaciones para crear canciones retrofuturistas, en especial la coreada, ‘El final de la noche’ con la que se despidieron. Después aparecían los murcianos Klaus&Kinski, quienes visitaban Barcelona por segunda vez en poco tiempo. Voz afinada y controlada la de Marina Gómez, mucho menos habladora que en el pasado concierto en la [2] de Apolo. No faltaron temas de su último álbum 'Herreros y fatigas', ni tampoco canciones como ‘Flash-back al revés’ o ‘Nunca estás a la altura’, con la que pusieron el broche final a su concierto, los murcianos siempre lo están.

  Tras dos grupos nacionales con baterías programadas, giro de 180 grados para recibir a Cloud Nothings y su hard rock. Caprichos de la meteorología, los norteamericanos fueron recibidos por un buen chaparrón, que hizo que parte del público se resguardara en los laterales del centro comercial. Pero fue apenas un espejismo, antesala de lo que realmente iba a suceder, una lluvia de riffs contundentes, secundados por el batería que tampoco dio tregua, espectáculo de noise visceral y mayúsculo.

  El cierre de la noche y del festival lo puso Maxïmo Park. Paul Smith, el frontman y carismático líder de la banda, chapurreó catalán para dar las gracias y las buenas noches, todo un detalle. Smith, hiperactivo durante todo el show, ataviado con su habitual sombrero negro, corbata y un reloj azul gigantesco que no pasaba desapercibido. Repaso a algunas de las canciones que contendrá 'The national health', nuevo disco que se publicará en junio, pero fueron los éxitos de sus anteriores trabajos, como ‘Our velocity’ o ‘Book from boxes’, los más celebrados por sus fans.

  Y así se llegó al final de la sexta edición de La Plaça Odissea, festival de carácter gratuito, en el centro comercial que se asoma al mar y con un cartel que le hace crecer año tras año. Gracias en parte al buen criterio del depo, agitador cultural en L’Hospitalet y que lleva organizando el festival del maremagnum desde el principio.

3 comentarios:

Cartel de lujo y gratis. Más no se peude pedir...

Me gusta esta crónica. Buen trabajo!

Preciosa crónica! Muchas gracias, la compartimos!

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain