Xoel López - Festival Viva La Canción

  Viva la Canción, viva Iberoamérica y viva la voz. El festival Viva la Canción aterrizó por primera vez en Barcelona, tras dos ediciones celebradas en la Casa América de Madrid. Tras arrastrar una serie de contratiempos, finalmente se ha podido celebrar una mini gira itinerante, que comenzó en Madrid, pasando por Zaragoza, Barcelona y que finalizó con sendos conciertos en París y Amberes. Un cartel copado por mujeres, con las mexicanas Carla Morrison y Natalia Lafourcade titulares en toda la gira.
  Indie-Spain tuvo la suerte de poder estar en el concierto de Barcelona, donde también tocó la chilena Francisca Valenzuela y por supuesto Xoel López, que ejerció de anfitrión, cerrando una fantástica velada en el Music Hall.

  Cuatro voces, cada una con sus rasgos característicos y que cumplieron sus respectivos turnos con equidad. Allí no había teloneros ni cabezas de cartel, todos y cada uno eran por méritos propios protagonistas en mayúsculas de la noche. De hecho, es requisito para la organización que todos los artistas cobren lo mismo, así lo decía Ruben Scaramuzzino, impulsor de la revista Zona de Obras, que colabora con el festival, en una entrevista a El Periódico. Bien es cierto que a pesar de ser cuatro artistas con un estilo parecido, se puso de manifiesto una heterogeneidad en el tipo de público, especialmente fue así en el último cambio, después de una soberbia actuación de Natalia Lafourcade, los fans de la mexicana se desplazaron a filas más alejadas, ganando terreno los seguidores de Xoel López, que se preparaba en el escenario tras el telón bajado.


  Xoel empezó a tocar el solo, pero a su izquierda había un teclado que pedía a gritos la aparición de Juan de Dios, productor del recién estrenado disco de Xoel. Y así fue, la conexión entre ambos es mágica y no se hizo esperar. Xoel recuperó ‘Rostro de Actriz’ de su etapa en Deluxe, centrándose luego en las canciones del reciente disco publicado, aunque como remarcó el mismo, este no era el concierto que presentaba el disco, prometiendo volver pronto para hacerlo con banda. ‘Joven Poeta’ o las más colorista ‘Por el viejo barrio’ fueron algunas de las que sonaron, cerrando con ‘Hombre de ninguna Parte’ que ya le acompañó en su gira americana. Calurosa ovación de despedida al dueto, por un público entregado y que se fue contento a casa.


  El de Xoel fue el concierto que congregó a un mayor número de fans, compartiendo honor con Natalia Lafourcade, toda una revolución mexicana hace unos años, que se dio a conocer de la mano de su hit adolescente ‘en el 2000’ y que como se preveía por el repertorio y por su madurez como artista, no tocó en el Music Hall. Inicio sosegado con algún adelanto de su nuevo disco de versiones que todavía no ha sido publicado, deshaciéndose pronto de la mandolina para tocar temas más animados, enfundada con su guitarra eléctrica o generando grabaciones con sus pedales para proyectarlas en forma de loop. ‘Cursis melodías’ y 'Azul' de su último álbum 'Hu Hu Hu', fueron las canciones más bailadas. La artista fue acompañada con el bajo por Alex Ferreira.

  La noche la abrió la polifacética Francisca Valenzuela, que fue la incorporación de última hora. La joven venezolana compone, interpreta, produce sus discos y hasta escribe novelas. Presentó sus credenciales en las voces como solista y su condición de pianista, con un sonido limpio, íntimo y vanguardista.

  Carla Morrison, era la otra artista mexicana del cartel, arropada por su público y acompañada en el escenario por el productor de su último disco, Andrés Landon en la guitarra eléctrica y coros. Talento innato y una voz rica en texturas melancólicas, con agudos estremecedores, letras crudas y desgarradas, que como dice ella en su gran éxito ‘Compartir’, enchinan la piel. Sin duda el descubrimiento de la noche para quien escribe, toda una estrella ya en su país.
Texto y imágenes: Teo Garcés

0 comentarios:

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain