Will Spector y Los Fatus - Bicáberut! (Repetidor, 2012)

  "Bicáberut! es el primer disco de Will Spector y Los Fatus, una banda oscense-barcelonesa que se desenvuelve entre el synth-rock, el indie, la psicodelia y el garage. Editado por el sello igualadino REPETIDOR , BICÁBERUT! es un álbum luminoso y festivo acerca de las múltiples caras de la infelicidad y el fracaso. Una descarga de electricidad en doce cortes que aúnan la fiesta electrónica con el desenfreno punk.

  Te tienen fichado.  Amantes de la ópera barroca e inspirados en su típica “opertura” o introducción de los vocalistas a modo de resumen del tema a desarrollar, los Fatus ponen las cartas sobre el tapete desde el minuto uno para que nadie se lleve a engaño. Orgullo de perdedor synth-punk.

  Baila!. Desgracia llama desgracia y no hay manera de romper el círculo. Así pues solo queda tragarnos el orgullo e intentar lo último que nos queda: fingir ser felices cual lombrices.



  Las chicas guapas. Una canción de corte Planetas vs Television. Si no puedes contra el enemigo únete a él. Y si el enemigo son unas bellas ninfas pues tampoco está tan mal la cosa.

  Tan desubicao. En las arenas movedizas de la vida vamos sucumbiendo todos. Dicen que es mejor no moverse, pero tú por lo menos te sumerges bailando.

  Que la nieve ardía. Sueños, amor e insolación en lo alto del Pirineo. Un rayo de esperanza hacia la felicidad en forma de jota synth-rock de corte psicodélico.

  Idiota. El destino demuestra una y otra vez que está en nuestra contra, pero nosotros no estamos exentos de culpa: las más de las veces tenemos lo que nos merecemos. Sin embargo nadie nos impide adornar este sino con cajas de ritmos, arpegiadores, y punteos imposibles. Un ojo puesto en Ed Banger y el otro en AC/DC.

  Me encanta verte fatal. La primera canción de la cara B del disco es también la primera balada de amor. Como refleja el título de la canción, si bien el amor nos salvará durante cierto tiempo, también puede ser amargo como la bilis. Por suerte estamos acostumbrados a ese sabor en la garganta, casi casi que nos empieza a gustar.



  A tus pies. Repetimos, nadie escapa a su destino, no se puede huir de uno mismo y no existe el adiós definitivo. Así pues tengamos presente que antes o después todo vuelve a nuestra vida. Incluso el tecnopop.

  La era glacial. Canción protesta medioambiental. Bajo directrices propias de Devo o Aviador Dro, exigimos la inmediata toma de decisiones que eleven el nivel de Co2 de nuestro país al de la República Popular China. Solo esto conseguirá salvar nuestra generación, la más importante.

  Your mohter & your father follan. Drama existencial en esta tonada que aúna Cramps, electroclash y onanismo para revisitar el mito edípico en la familia moderna.

  La vuelta a casa. Ni llevar bigote, ni cenar shawarma: el momento más peligroso de la noche es la vuelta a casa.

  Rapapolvo. Vamos decelerando para cerrar el disco. Algunas chicas no se portan tan bien como debieran e inspiran baladas “beatlescas” que les hacen pitar los oídos. Todo sea antes de cometer un asesinato."
Will Spector y Los Fatus

0 comentarios:

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain