Carlsberg Espartaco

Publicidad
  Amigos y compañeros de trabajo de "Espartaco", se unen para defender y apoyarlo en esta complicada situación. ¡Esto se merece una Carlsberg!


  Todo sucede un día en la oficina, cuando un tweet de "Espartaco" se burla del jefe y sorprende al encargado que entra en cólera exigiendo conocer al responsable. El protagonista reconoce su responsabilidad y no duda en asumirlo poniéndose en pie y diciendo firme "Yo soy Espartaco", ante la mirada incrédula de los compañeros. Pero inmediatamente después todos se ponen en pie y lo apoyan afirmando 'Yo soy Espartaco'.

  Una Carlsberg sabe mejor cuando uno consigue el coraje para hacer bien las cosas, porque la lealtad entre amigos es una verdad universal.
 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain