Festival do Norte 2013

  Domingo por la mañana. Por supuesto, resaca. Al pie de la cama, un pantalón sucio, las converse hechas trizas, una cinta rosa que a saber de dónde quité. El recuerdo borroso de estar subido en un tren chuchú.

  Ya hace varios años que cuento las bondades del Festival do Norte (o sus descréditos). Y ahora cada vez soy más crítico con la literatura musical que puebla las redes. Las crónicas son cada vez más aburridas, impersonales, indiferentes. Pero en la música hay pasión, alcohol, sexo, locura, suciedad, plenitud, oasis. Le quitas eso a la crónica de un festival o un concierto, y parece que el autor estuvo sentadito en una silla tomando notas con cara de sofisticado.

  El viernes (día 1) llovía, y no parecía un día muy adecuado para un festival. En Galicia pasan estas cosas. Se te mojan los pies a los diez minutos, y se jodió la noche. Así, algo fastidiado por la lluvia, Pedrito Diablo y los Cadaveras no me hicieron ni pizca de gracia, colocados además a las cinco de la tarde. Cosas que pasan. La cosa mejoró un poco con Tórtel, que aunque no han descubierto el fuego, arrancaron los primeros movimientos de pie y cabeza. Sin embargo, podría decirse que el festival empezó realmente con Jane Joyd, ante una ya poblada parroquia. Yo no la conocía de nada así que fue toda una sorpresa, un concierto estupendo y cargado de energía, y se me quedó la sensación de victoria de descubrir algo nuevo, al tiempo de sentirme algo estúpido por no saber antes de ellos. Y ahora voy a decir algo que seguro que no gusta: el Sr Chinarro (a continuación) me aburre. Mira que lo he intentado, pero es empezar un concierto suyo y de pronto, los chiringuitos, la comida, los baños, todo parece super interesante. Esto es algo sumamente subjetivo, ya que por supuesto le respeto mucho como artista, y ya sé que es como decir 'No me gusta el jamón serrano', pero oye, para gustos, colores. Guadalupe Plata, que fueron después, dieron un buen concierto, pero me quedó la impresión de que no lograron conectar con el público. Lo mismito que The Primitives, poco acertados en el sonido y no muy bien colocados, festivaleramente hablando. Xoel López, sin embargo, se ha reconvertido en una leyenda por estas tierras, tan feliz, tan deslumbrante, que no parece ser el mismo que hace unos años le decía a todo que no, que no, que no. Cae simpático, es un señor, y ya se le permite todo, igual que a La Habitación Roja, que suenan épicos, legendarios y muy grandes (aunque no sean de mi predilección). Arrastran una marea de fans que quien se lo hubiese dicho en tiempos de posidonias, y dieron un concierto muy bueno.



  Para entonces, ya se esperaba con ansias a Triángulo de Amor Bizarro. Como ya escribí recientemente sobre ellos y su nuevo disco, no me gustaría que parezca que hago campaña, pero lo cierto es que sonaron de lujo. Tienen una mano de cartas muy buena, y saben jugar: un conciertazo, diría el mejor del viernes, pero es que luego llegaron Dorian. Dorian y el fin del mundo. Nunca les he visto un concierto malo, están presentando disco nuevo, y aunque no sé de dónde sacan la inspiración (¿será de México y el mezcal?), arrasaron con un concierto épico. Ya sé que a esas horas todo el mundo está como mínimo achispado, y que la música así entra de otra forma, pero creo ser bastante objetivo cuando digo que los catalanes son uno de los grandes grupos del momento y de los últimos años. Me gustan, y en el FDN no fui el único. Ellos, además, también parecieron pasárselo bien, lo cual es un punto muy a favor (otros se olvidan de ello).


  El día 2 de cualquier festival tiene una dura papeleta. Si el día 1 fue de nivel, va a tener que hilar muy fino para que con la comparación no caigan los palos. La gente viene ya algo cansada, con resaca, y eso afila el criterio. Se aguantan menos tonterías y uno se vuelve mordaz. Como no llovía, y no tenía resaca, el sábado parecía pintar bien. Ante una platea tan desierta que daba pena, Aurora hicieron un buen ensayo, y yo me enamoré de su 'Islas'. La mayoría se lo perdió. Mvnich, más conocidos por estas tierras, hicieron un buen directo, y lo cierto es que no sé porqué no se habla más de ellos. Su 'Inna' lleva ya un tiempo en el mercado pero los misterios de la música son, muchas veces, inescrutables. El ambiente se caldeó para dar paso al histrionismo hecho banda: Novedades Carminha son un trío TOP, revientan escenarios, ensalzan la locura, y saben exactamente qué deben decir para agitar los ánimos (estoy seguro de que si nos los ponen a las dos de la mañana, revienta el escenario, Vilagarcía entera y acabamos todos drogados y desnudos en un yate –ejem). Anuncian nuevo disco, por cierto. Lo que sucedió a continuación, con los resucitados Aerolíneas Federales sobre el escenario, es algo que juega con la nostalgia de toda una generación de gallegos y gallegas, y me veo incapaz de exportar lo que significó escuchar sus canciones en directo. El concierto fue tan perfecto que si dura un poco más nos volvemos todos a los 80.


  Después de toda esa emoción, cambió el escenario y aunque era una hora algo rara, Estereotypo repasaron su repertorio con las canciones del nuevo disco, y a pesar del exceso de luz natural, consiguieron que la gente bailase, rodaron las botellas y cervezas. Los cántabros no se quedaron pequeños en el escenario grande. Es más, se crecieron. Después Delorentos dio un buen concierto que no pasará a la historia del festival, tristemente, para dar paso a Delafé y las Flores Azules. Para mi gusto, los catalanes habitan un pasillo musical muy estrecho. Les pueden llover palos desde tantos sitios que parece mentira que sigan vivos. Y es que crean unas atmósferas luminosas y preciosistas que pueden resultar ñoñas para muchos, vampiros de Joy Division, mientras que a otros los elevan del suelo en oníricas burbujas musicales (olé). En la dosis justa, son maravillosos. Si te pasas, ya sabes, como decía Paracelso, es la dosis lo que convierte una cura en veneno.



  Como de nostalgia iba la noche, lo de Dover y su 'Devil came to me' no tiene casi ni nombre. Se ve que su cambio a la esfera Madonna ha dejado de dar pasta, y se han dado cuenta de que ha pasado el tiempo suficiente para jugarse la carta de la nostalgia (y no son los primeros). El 'Devil came to me' es un disco fetiche, fue mi primer concierto allá por 1998, cuando poseer ese disco te hacía sentir malo, rebelde, aunque parezca una chorrada tanto tiempo después. Las canciones no han envejecido mal, es la buena noticia, pero suenan mucho menos heavy que antes, y la verdad es estuvieron bien defendidas sobre el escenario. Después de tantas emociones, los Toy me sonaron aburridos, anodinos. Fue como si tocasen la misma canción todo el rato. Prescindibles. Y, finalmente, para cerrar tanto jolgorio, We Are Standard van perfectos. Con su flamante disco nuevo (me declaro muy fan), y las viejas buenas costumbres de hacer bailar, azuzar a un público ya bastante afectado por la larga travesía alcohólica, sonaron grandísimos, y aquello fue una gozada de fiesta. Bailó todo el mundo sobre los vasos aplastados de cerveza. Es una lección a tener en cuenta, y es que hay que cerrar los festivales a lo grande. Y We Are Standard saben cómo hacerlo.

  Ha sido una de las mejores ediciones del FDN que recuerde, un puto éxito, y lo digo así, con el puto, porque es domingo por la mañana y estoy aquí de resaca cumpliendo con mis labores.

  Larga vida.

4 comentarios:

"Delafé y las Flores Azules. Para mi gusto, los catalanes habitan un pasillo musical muy estrecho. Les pueden llover palos desde tantos sitios que parece mentira que sigan vivos." Cierto.

Toy tocaron las misma canción todo el rato, pero nadie se dió cuenta, aún así hicieron el mejor directo del festival con permiso de TAB!

No conocías a Jane Joyd, LHR dieron un concierto muy bueno y Toy prescindibles...
Se ve que sabes :-), te auguro un gran futuro...

hola, soy pngblog, colaborador de pistaoculta, y no he podido resistirme a comentarte, y eso que solo leí 3 párrafos. Pero quería decirte primero que estoy 100% de acuerdo en cuanto a la literatura musical de las redes hay muchos blogs y pocos interesanes(a partir de ahora pondré este en la carpeta de interesantes, al menos de monento) así que enhorabuena.
Y segundo, Gracias, gracias por encontrar a alguien a quien sr chinarro le parezca un coñazo, ya no me encuentro solo en el desierto, después de ser considerado el mejor disco del año dos veces seguidad por la biblia de los indies "rockdeluxe" pensé que yo era el rarito, pero ahora que no soy el único, me siento mejor. Jajaj
pues nada más un saludo y suerte en vuestra aventura.
seguiré leyendo tu crónica...

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain