Primavera Sound 2013 - Miércoles y jueves

  Domingo 13h. Me despierto con muchas ideas rondando por la cabeza y con el recuerdo intacto del gran fin de fiesta para el mejor Primavera Sound posible: la lluvia de confetis inunda el anfiteatro y proyecta miles de colores hacia un cielo que ya destella claridad, a ritmo de ‘Midnight City’ de M83, con Dj Coco a los platos -como ya es tradición- poniendo el colofón final. Contabilizo unas 30 horas dentro del recinto, desde el primer concierto del miércoles con Evans the Death hasta el último del sábado con Hot Chip en el escenario Primavera. Algunos kilómetros recorridos, cientos de saltos pegados, ocho grandes escenarios, decenas de anotaciones en el móvil para narrarlo en la crónica, fotos, pogos, skyline espectacular con la noria de fondo y cervezas, muchas.

  Un par de cifras: 170.000 asistentes, nuevo récord del festival, distribuidos a lo largo de 95.000 metros cuadrados, tras la ampliación del recinto y las reubicaciones del escenario principal, el bautizado Heineken y el ATP. Y un primer nombre: Neutral Milk Hotel, confirmados para la próxima edición de 2014.


Miércoles.
  El festival comenzaba formalmente el miércoles en el Parc del Fòrum, –si no tenemos en cuenta los conciertos previos de Primavera als bars y los del Apolo–, una jornada de puertas abiertas a la ciudad y que tenía como principales bandas The Vaccines y Delorean. En el salón Myspace Smint los británicos Evans the Death desgranaban sus píldoras ruidosas algo descontroladas ante un público que observaba -sin mas- el bolo. Delorean fueron los encargados de cerrar la jornada inaugural con una espectacular potencia en el sonido y en la actitud. Un gustazo ver que una banda de casa ponga a saltar a medio Ray-Ban a golpe de electrónica y sintetizadores vibrantes. Nota al margen: desconozco las cifras oficiales, pero ya desde el primer día se oían más idiomas extranjeros que el catalán o castellano. Como ejemplo, en la carpa Rough Trade los que te atendían solo hablaban inglés.



Jueves.
L’HEREU ESCAMPA
  Jueves, primera hora de la tarde. Guitarrista, baterista y sus voces desgarradas, se encargaron de borrar de un plumazo la pereza de la siesta. Casi una hora para repasar canciones de su debut como ‘Consol, Condol’, de las más aplaudidas, o de su reciente segundo trabajo ‘llamp de Déu’; con ‘La feram’ ponían el cierre a todo volumen, tanto que los altavoces hicieron algún amago de petar, pero que no empañó el show visceral de los de Manlleu.

WOODS
  Luego el Vice se llenó de manera espectacular (y solo eran las 19h) para recibir a Woods, de la mano de Jeremy Earl, cantante y precursor de la banda americana, con esa voz tan característica que te hace pensar de manera inmediata en Neil Young, música folk con pedazos de pop y rock, algo maravilloso.

MANEL
  A estas horas (20.30h) muchos ya circulaban para el gran Heineken, a golpe de Tame Impala. Menos quedamos en el Ray-Ban para ver que tal sonaba la nueva propuesta de Manel, que presentaba disco y un formato mas festivalero, con la desaparición del ukelele por la inclusión de guitarra eléctrica, que fue ganando terreno hacia el final del concierto. Tras un inicio correcto con ‘Vés Bruixot’ y un nudo algo perdido salvado por el ‘Boomerang’, el desenlace fue gigante: ‘Al mar’ i ‘Benvolgut’, caldearon el ambiente entre una poblada comunión indie catalana, que se arrancó con algunos gritos de independencia, sin que Manel –con buen criterio– entraran al trapo. Luego traca final con ‘Un directiu em va acomiadar’ muy apropiada a los tiempos que corren y de mis favoritas de ‘Atletes baixin de l’escenari’, con permiso de ‘Teresa Rampell’ y el amor que se propagó hasta el infinito a través de cuatro pantallas leds de gran tamaño.



SEAN NICHOLAS SAVAGE
  Luego escaleras abajo a toda prisa para aterrizar de nuevo en el Vice, esta vez sí, con una afluencia que se ajustaba a los parámetros habituales. Allí estaba Sean Nicholas Savage, ataviado con camisa blanca y pantalones de pinza de color marrón café con leche. La hipnótica ‘Chin Chin’ o temazos como ‘My chances’ y ‘Days go by’ sonaron esplendorosos junto a la única compañía de un tímido teclista. Folklórico por sus gestos y sus poemas, lo-fi por su música y desde luego agradecido con el público, que respondía de manera recíproca al talento innato del ‘crooner’ canadiense. Creételo Sean, nos tienes a tus pies.


PHOENIX
  Con Phoenix llegó el primer traslado al escenario Heineken, tímidos que parecían ellos, arrancaron a por la victoria desde el comienzo. Ya de entrada con ‘Entertainment’, ‘Lizstomania’ o ‘Long Distance Call’, para luego frenar en seco, con la intención de conservar la ventaja de los dos o tres goles que llevaban a su favor. Todo bajo el manto de visuales gigantes, lluvias de confetis y hasta la aparición final de J Mascis de Dinosaur Jr. que ayudaron a cerrar con victoria por la mínima el concierto mas multitudinario de la jornada.


Fotos: Dani Canto y Xarlene

2 comentarios:

Yo diría que Phoenix perdieron por goleada. Fue un truño auténtico.

Publicar un comentario

 Artículos recomendados

 Crónicas de festivales

 Los Discos de Indie-Spain